Piojos: esos dichosos bichos del infierno

Piojos: esos dichosos bichos del infierno

Bien, he decidido hablaros sobre los piojos en mi blog sobre planchas y cuidado de pelo ¿por qué? Porque una buena plancha (o cualquiera en realidad) es lo más eficaz para acabar con el calvario de las reinfecciones de piojos por culpa de las liendres.

Os cuento mi historia a continuación:

Parte 1: el descubrimiento

Tengo una hija que cuando pilló piojos tenía 7 años, y cuando nos dimos cuenta tenía la cabeza infestada. A esta edad ella ya se lavaba y peinaba sola, así que no nos dimos cuenta la verdad.

Pues bien, un día de verano los papás trabajábamos y dejamos a la niña con mi suegra (mujer sabia y experimentada madre de 3 hijos). La cual, se dio cuenta de que se rascaba la cabeza y fue cuando se descubrió el pastel.

Ese mismo día dimos la voz de alarma a nuestro entorno y bingo: solo con darle dos besos, contagió a mi tía la alemana ese mismo día y a mi suegra.

Lo raro del asunto es que como era muy miedosa, día sí y día también acababa en nuestra cama. Mi marido lleva el pelo rapado así que se libró, y yo con el contacto con la niña debería haber tenido toda la cabeza como ella ¿qué diferencia hubo? Mis planchas. Por aquel entonces llevaba un corte que me gustaba más liso, y usaba la plancha día sí y día también. Eso me dio qué pensar.

Parte 2: a la caza del bicho

La segunda parte fue ir a la farmacia y coger uno de tantos tratamientos cargados de silicona para matar a los piojos. Es caro, pero un éxito, en una hora adiós bichos.

Pero como sabéis el problema no es este, sino deshacerse de los huevos, esas liendres que se adhieren al pelo y si les das la oportunidad de que maduren, los piojos regresan. Las reinfestaciones, muchas veces no es que los niños vuelvan a coger piojos, es que quedaron liendres sin eliminar.

¿Cómo quitamos liendres?

Conocerás las lendreras que son como peines con las púas muy juntas para que al pasarlo por el pelo arrastren las liendres. Inconveniente, pues en cabelleras muy abundantes, rizadas y con cabellos finos, es una auténtica pesadilla.

En mi caso, tras dos horas y media de desesperación dedicí dejar ese método. ¿Por qué? porque a través del pelo fino de mi hija pasaba 3 veces y la liendre se colaba entre las púas. No avance ni la tercera parte de un cuarto de cabeza, en ese tiempo y la peque tan hasta las narices como yo y sin tener la garantía de haberme llevado todas en esos mechoncitos.

Así que pasé a buscar un plan B, ví que había centros que te aspiraban los piojos y después te pasaban ellos la lendrera, pero como ese método lendrera no me daba la más mínima confianza.

Finalmente, se me encendió la bombilla. A ver, si te recomiendan lavar la ropa, sábanas toallas a más de 60 grados para acabar con estos indeseables… ¿qué haría mi plancha a 130ºC a ese huevecillo del infierno? Pues… ¡BARBACOA!

Parte 3: adiós huevos

Aquí preparé varias cosas, lo primero una peli del gusto de mi hija para que se estuviese quieta. Con 7 años le expliqué lo que iba a hacer y que si se movía podía quemarla, lo que me lleva a desaconsejar este procedimiento en niños más pequeños o muy inquietos, porque la seguridad de los peques es lo principal.

Las liendres suelen estar cerca de la raíz, pero no en la base, así que hay que ser sumamente cuidadosos para no quemar la cabecita de nuestro peque, nunca pegues la plancha al cuero cabelludo.

A ver, los huevos no eclosionan de un día para otro, tardan de 7 a 10 días, así que si hay alguno muy pegado al cuero cabelludo no te arriesgues, espera unos días que el pelo crecerá unos milímetros y podrás planchar con seguridad.

En mi caso, todos estaban a una distancia prudencial, así que en una hora acabamos con el problema.

Después de pasar la plancha, se quedan planos, siguen pegados al pelo, pero si los coges con los dedos salen solos. Yo ni me molesté en quitarlos porque como os comentaba, tenía muchísimos, así que tras el genocidio, observe que tras una semana aproximadamente habían desaparecido todos.

Conclusiones ¿Qué plancha usar?

Una plancha es más versátil porque le podrás dar otros usos y mucho más económica que cepillos eléctricos, aspiradores específicos, etc.

Los centros especializados para eliminar piojos, son engorrosos y caros porque tienes que ir a varias revisiones (esto es porque con el aspirado y posterior peinado con lendrera es fácil que se escape algún huevillo y esto no te pasará con la plancha).

Cualquier plancha sirve para este fin, pero si tienes una plancha de temperatura regulable lo harás con más seguridad porque podrás poner la temperatura más baja y no dañar el pelo del niño. Una vez pases la plancha, el huevo quedará plano ¡objetivo conseguido!

En mi plancha la temperatura mínima es de 135ºC que es la que utilicé para este fin. Yo tengo una Corioliss C3, pero para este fin hay otras mucho más económicas por ejemplo Remington o Babyliss que tienen temperatura regulable y para un uso ocasional de este tipo te resolverán la papeleta, a parte que seguro que le das más usos.

Por último una recomendación, si hay brotes en el cole de piojos, te recomiendo los tratamientos de Cassia, es una planta natural que no tiñe, protege el pelo y repele a los piojos también. Puedes ver el siguiente artículo donde te explico más. Desde que la cassia entró en nuestras vidas, mi hija no ha vuelto con ningún piojo a casa. Y si lo trajese como es un protector de calor, planchado al canto. Por cierto, cuidado con los champús de niños que huelen a frutas, coco, etc. porque les encantan a estos bichos, por algo dicen que les atraen las cabezas limpias. 😉

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)

Deja un comentario